La Escuela Oficial de Idiomas de Villanueva de la Serena - Don Benito fue creada por el Real Decreto 923/1990 del 13 de julio (BOE 18 de julio). En el año de su creación sólo se impartió inglés y francés, y se añadió el portugués a la programación general del centro durante el curso 2002-2003 por el orden del 4 de julio de 2002 (DOE 11 de julio) y se añadió el alemán durante el curso 2005-2006 por el orden del 21 de agosto de 2005 (DOE 3 de septiembre).

La escuela está ubicada en las dos poblaciones de Villanueva de la Serena y Don Benito de las Vegas Altas- una comarca con una extensión de 1.643 km² y una población de alrededor de 60.000 habitantes muy repartidos entre más de una treintena de pueblos y aldeas. Una peculiaridad del centro es que aunque la parte administrativa está ubicada en Villanueva, posee un aulario en Don Benito.

Entorno socio-cultural: La poblaciones de Villanueva y de Don Benito apenas crecen (Villanueva de 20.000 a 22.000 y Don Benito de 27.000 a 30.000 a lo largo de los últimos siete años). Entre los jóvenes candidatos a ser estudiantes de la E.O.I. la población se reparte entre aquellos que estudian formación profesional, estudios universitarios, además de un número considerable de jóvenes que buscan su primer empleo. La población ocupada se distribuye entre la agricultura, la industria, el comercio, así como un gran número de funcionarios de la Administración que se desplazan diariamente al cercano capital de Mérida.
Actualmente la Escuela tiene matriculados alrededor de un millar de alumnos y la plantilla para el curso 2013-2014 consta de 15 profesores; 2 de alemán, 2 de francés, 8 de inglés  y 3 de portugués.

Aunque la enseñanza reglada de lenguas extranjeras en España se remonta a la primera mitad del siglo XIX, no fue hasta el año 1911 cuando se creó en Madrid la Escuela Central de Idiomas, para completar la formación de los jóvenes estudiantes y satisfacer sus necesidades profesionales.
Se trataba, sin duda, de una de las primeras instituciones educativas que, con fondos públicos, se dedicaba en exclusiva a la enseñanza de lenguas extranjeras. La legislación posterior resaltaba el carácter eminentemente práctico e instrumental de la Escuela Central de Idiomas:
«La enseñanza de lenguas modernas no ha sido instituida con carácter puramente académico: tiene un fin práctico de carácter social, en relación directa y cada día más necesaria con las múltiples manifestaciones del trabajo, del comercio y de la industria.»
Resultan especialmente interesantes varias características de este centro, como el hecho de que los profesores pudieran ser nativos, o por otro lado la metodología de enseñanza elegida- el "Método Directo", una forma de enseñanza moderna y vanguardista para la época que se basaba en el uso de la lengua objeto de estudio a la hora de impartir clase, y que surgió en respuesta al deficiente y anticuado "Método de la Gramática y Traducción". También es de destacar el interés por los aspectos socioculturales de los países cuya lengua se estudiaba a través de conferencias o cursos específicos más prácticos.
Inicialmente se impartía Inglés, Alemán y Francés, que hasta principios de los años 40 fue la lengua más demandada. Poco después fueron añadiéndose otras lenguas como Italiano, Portugués, Árabe Vulgar, Lengua y Literatura Castellanas e incluso el recién creado Esperanto.
En 1913 se autorizaba la expedición de certificados de aptitud una vez superadas las pruebas de suficiencia, cuyos ejercicios en aquella época constaban de dos partes; una parte escrita basada en un dictado y una composición, y una prueba oral que consistía en una traducción y una conversación.
En menos de diez años el número de alumnos matriculados pasó de 400 a casi mil, y a partir de 1920 empezaron a implantarse  iniciativas como la creación de una biblioteca en lengua extranjera o becas para viajes e intercambios.
El éxito de la Escuela Central de Idiomas provocó una ampliación en el estudio de lenguas extranjeras y en 1927 se crearon Institutos de Idiomas en las Universidades de toda España. Pero no fue hasta la década de los 60- época en la que 150 profesores impartían clase a más de 10,000 alumnos en la Escuela Central de Madrid- cuando empezó a crearse lo que hoy se conoce como la "red de Escuelas Oficiales de Idiomas". En el '64 se crearon Escuelas en Bilbao, Valencia y Barcelona, en el '68 las de Málaga, La Coruña, Zaragoza y Alicante.
El ritmo creciente de estos ocho centros supuso que en el curso 1979-1980 hubiera una matrícula oficial de casi 60,000 alumnos, y la necesidad de seguir creando Escuelas Oficiales de Idiomas se hizo patente al analizar los casi 100,000 alumnos libres, muchos de los cuales declaraban su deseo de continuar sus estudios como alumnos oficiales. De hecho en esa época muchos profesores tenían que desplazarse desde su centro a otras provincias para examinar a estos alumnos libres.
La E.O.I. de Villanueva de la Serena-Don Benito fue creada el 13 de julio de 1990 por el Real Decreto 923/1990 junto con otras 11- una de ellas la de Almendralejo- y tan sólo un año después de la creación de las tres EEOOII referentes de Extremadura: las de Mérida, Badajoz y Cáceres.
Fue ubicada en el número 14 de la calle Nazareno en el edificio que el colegio el Cristo había ocupado desde 1702. En Don Benito se aprovecharon las aulas del antiguo instituto José Manzano, en la salida de las Cruces de la avenida de Cánovas, aunque por deficiencias en la estructura del edificio las aulas tuvieron que ser reubicadas, primero al instituto Cuatro Caminos y luego al Centro Educativo Municipal, donde se encuentran en la actualidad.
El centro abrió sus puertas el 1 de octubre del mismo año y las clases empezaron el día 12. En aquel primer año hubo 6 profesoras (todas mujeres)- 2 de francés y 4 de inglés- que impartían clase a 345 alumnos- 308 de inglés y 37 de francés. En estos 20 años han pasado más de 7.500 alumnos por estas aulas y este curso tenemos más de un millar de alumnos.

 

Bajas

Actualmente, ningún profesor se encuentra de baja.